Simplemente gracias!

escrito por LaCeleste.cl - 16 05 2016 - Noticias / Noticias 2016 - 0 Comentarios

En enero, cuando comenzó el Campeonato de Apertura 2016, con ello también empezaba una nueva incertidumbre de lo que sería este torneo, ahora de la mano de Cristián Arán, que tendría su debut al mando del primer equipo en un torneo completo.
Su debut oficial fue ante Unión La Calera en el Estadio el Teniente, donde obtuvo una victoria por cuatro goles a cero pero, más allá del resultado, se volvió a ver algo que se había perdido después de la era Berizzo: juego ofensivo y goles, algo que se extrañaba y muchos se empezaban a ilusionar.
En la segunda fecha, llegaría algo inesperado: ese fatídico partido ante Universidad de Chile donde todas las falencias del equipo quedarían al descubierto, una defensa sin marca y una delantera sin mucho gol. El resultado fue estrepitoso, pero reflejaba la superioridad dentro de la cancha de la U. El resultado sería lo de menos, quedaría para la estadística y para la burla, lo difícil sería levantar la moral del equipo después de la derrota.
Los cuestionamientos hacia Arán no tardaron en aparecer, “que cómo jugaba así”, “este hombre está haciendo la práctica”, era lo más suave que se leía y se escuchaba en el mundo celeste. Los más drásticos ya pedían que diera un paso al costado y empezaban a tirar nombres de posibles técnicos para su reemplazo. Al DT nunca se le pasó por la mente dar un paso al costado, por lo menos de manera pública, después del partido asumió la culpa y fue enfático en decir que el equipo se levantaría después de esto.
La siguiente fecha ante Deportes Iquique de local fue la más clara señal de que O’Higgins aún estaba golpeado por la goleada reciba: un empate a cero con casi ninguna llegada de gol y donde al final las pifias no se hacían esperar, Ará seguía firme en su postura. Nos recuperaremos.
La derrota ante Santiago Wanderers fue casi el comienzo de una “crisis”. Pese a que apenas se llevaban cuatro fechas, el club estaba cada vez más cerca de los lugares del fondo y no llegó hasta ahí porque los últimos equipos tampoco ganaban. De lo contrario, la historia sería otra.
El triunfo ante San Marcos de Arica sería clave y, pese a que O’Higgins no jugó un gran partido y que el gol fue casi una suerte, la inteligencia con la cual se llevó a cabo sería lo primordial. Se vio, a ratos, un equipo ordenado y concentrado. Este triunfo sería vital para la moral del club y para empezar subir en la tabla.
Conforme avanzaba el torneo, O’Higgins era otro. La mentalidad era distinta y se veía a un equipo “recuperado” de ese golpe fuerte recibido en la segunda fecha. El campeonato era para cualquiera, O’Higgins iba de menos a más. El partido ante Universidad Católica fue el que marcó todo. La mentalidad era otra y ese triunfo sería una inyección anímica importante, ya que de estar en los últimos lugares, el Capo se presentaba como un candidato al título.
El torneo estaba para todos. O’Higgins volvió a ser lo que fue en la primera fecha, pero ahora renovado. Nadie esperaba que, después de esa derrota por 8-1 ante la U (que cayó fondo en el plantel), O’Higgins llegara a las últimas tres fechas con opciones al título y no solo eso, demostrando que el equipo era capaz de remontar cualquier resultado, como lo hizo ante San Luis y Cobresal.
La última fecha solo se necesitaba un resultado para ser campeones: ganar. Pero la historia ya todos la conocemos y, más allá del resultado y la pérdida del título, seamos sinceros: ¿Cuántos pensamos que llegaríamos a la última fecha con opciones de campeonar? Los más ilusos, claro, que decían que sí pero, el resto de nosotros, ni en sueños.
Lo del domingo fue, simplemente, un premio (aunque el premio mayor habría sido el titulo): clasificar a la Copa Sudamericana fue el mejor premio que se podría haber recibido para un plantel y cuerpo técnico que trabajó duro todo el semestre. Arán, en la conferencia de prensa, reconoció entre lágrimas que después de esa derrota ante la U pensó en dejar de trabajar con O’Higgins y renunciar de por vida a dirigir, pero él prefirió seguir adelante y reponerse ante eso.
El futbol da revanchas y ayer quedó demostrado. Agradecer al cuerpo técnico, al plantel y a Cristián Arán por esta tremenda alegría de clasificar a la Copa Sudamericana. Este es el premio por no rendirse nunca y por todo lo visto en el campeonato…

¡Simplemente, gracias!

Rodrigo Vergara C.

Comparte con tus amigos Celestes!

Dejar un comentario



footer_16_background
comingsoon_logo
No events available.

LaCeleste 1999~2017 © Derechos reservados

X

Comparte esto con un amigo

Estaba viendo la página de LaCeleste y me encontré con esto: Simplemente gracias!!

Este es el link: http://www.laceleste.cl/2016/05/simplemente-gracias/