Esa vieja costumbre

escrito por LaCeleste.cl - 20 11 2016 - Noticias - 0 Comentarios

Los habitantes de ilusolandia, y en particular los enamorados de la celeste, somos parroquianos de costumbres, de hábitos que nos diferencian claramente de cualquier otro ciudadano e hincha del país, curtidos en más fracasos que triunfos, con un nivel de tolerancia a la frustración altísimo y con una resiliencia a prueba de balas, somos de acompañar al equipo donde juegue, eso nadie me lo puede discutir, siempre donde este el viejo amigo, habrá algún huaso sacando su OHi-OHi y luciendo orgulloso su camiseta color cielo. Un claro ejemplo de esta vieja y hermosa costumbre, se pudo apreciar hoy en el remosado Estadio Sausalito de Viña del Mar, donde se dieron cita cerca de 1000 celestes, para presenciar el partido entre nuestro O´Higgins y el Everton de la ciudad jardín.

            Antes de entrar al análisis del partido en sí, y de hacer notar ciertas situaciones o circunstancias propias del mismo, es menester señalar que para la mayoría del hincha huaso, este partido, no es cualquier partido, existe con los ruleteros, cierta rivalidad, dada por determinados partidos en la B y otras circunstancias extra futbolísticas que nos hacen querer ganarles a toda costa, más en su estadio y frente a su escasa gente.

            El partido disputado hoy en Viña del Mar, tenía por así decirlo muchos y variados ingredientes que le daban más sabor al mismo, y que lo hacían un partido digno de ver y ganar. A lo ya señalado, se sumaba el contexto en que nos situábamos, es decir, a dos puntos del puntero, a 4 fechas del final del torneo, sumado a que Iquique horas antes había ganado. Es decir, el triunfo, más que una necesidad, era una obligación.

            Lamentablemente ni los jugadores ni el cuerpo técnico celeste, salieron al campo de juego con esta convicción, sucumbiendo desde el primer minuto ante el esquema planteado por Vitahumo Sánchez, que desde la banca le movió el tablero al profe Arán, sin que este y los jugadores pudiesen encontrar una respuesta al mismo, dejando en evidencia notables desaplicaciones en el bloque defensivo celeste. Así las cosas y como en una película de Rocky Balboa, nuestro ex técnico y sus boys, nos golpearon dos veces en el mentón, primero con un autogol de Raúl Osorio en el minuto 25 y en segundo término con un gol de Maximiliano Cerato en el minuto 27, dejándonos a punto de tirar la toalla.

Ya con dos goles en contra, y sin ningún tipo de respuesta – ni en el campo de juego, ni en banca celeste- el primer tiempo siguió bajo la tónica del control del balón por parte del cuadro de Sánchez. Siendo sinceros, se nos venía la noche, se nos aparecían los fantasmas de siempre y el tercero estaba mucho más cerca que el descuento celeste. No obstante lo anterior y si de viejas-nuevas costumbres se trata, llega el descuento celeste, por parte de Insaurralde, que vino a devolvernos el alma y la ilusión al cuerpo, ya pasados los 40 minutos del primer tiempo.

El gol tardío e inmerecido si se quiere del final del primer tiempo, vino a remecer nuevamente al plantel celeste (recuérdese el partido contra Palestino y Antofagasta), quienes en el segundo tiempo salieron al campo de juego, con la convicción de un equipo que quiere pelear el torneo (cuestión de la que se careció en el primer tiempo) con más ganas que futbol, algo ya costumbre en los últimos partidos, los muchachos salieron con todo en busca del empate y el triunfo. Así las cosas y producto de una gran jugada de Osorio y una habilitación notable del ídolo Pablo Ignacio Calandria, uno de nuestros mejores hombres hoy, Alejandro Márquez, marcaba el tan ansiado empate, corría el minuto 60 del partido, quedando 30 para luchar por la epopeya y no dejarle pisada a los líderes, no obstante lo anterior y a la ganas puestas por los jugadores, dicho gol jamás llego, los cambios intentados por el cuerpo técnico fueron demasiado tardíos y el partido termino en tablas.

Ya nos estábamos acostumbrando a dar vuelta resultados, da la sensación que el equipo celeste, espera estar en desventaja para reaccionar y remontar marcadores adversos, mas creo que hoy el partido no se ganó, principalmente por errores desde el cuerpo técnico, no nos engañemos, nuestro juego (era Arán) nunca ha sido todo lo vistoso que quisiéramos, no obstante, siempre fue muy ordenado, cuestión que hoy se careció en demasía.

            En este sentido estimados miembros de la comarca -ilusos todos- comparto y comprendo la desazón que hemos tenido todos los que hoy presenciamos (ya sea en el estadio o por TV) el partido, no obstante, no debemos perder la vieja costumbre de sacudirnos del fracaso y volver a ilusionarnos, quedan 3 partidos, 3 finales, el próximo partido, no se puede perder, ni en broma, eso lo saben los jugadores, el cuerpo técnico y nosotros, por tanto los llamo a seguir manteniendo la vieja costumbre de alentar, la vieja costumbre de ser locales contra la lacra y principalmente la vieja costumbre de creer hasta el final es el viejo amigo.

Viva O´Higgins y su gente.

Comparte con tus amigos Celestes!

Dejar un comentario



footer_16_background
comingsoon_logo
No events available.

LaCeleste 1999~2017 © Derechos reservados

X

Comparte esto con un amigo

Estaba viendo la página de LaCeleste y me encontré con esto: Esa vieja costumbre!

Este es el link: http://www.laceleste.cl/2016/11/esa-vieja-costumbre/