Sin jerarquía

escrito por LaCeleste.cl - 05 12 2016 - Noticias - 0 Comentarios

O’Higgins otra vez no puede contra el peso de las circunstancias y cae derrotado por 3-1 en su visita al Ester Roa de Concepción. Con este resultado, La Celeste se olvida del campeonato, sumando un nuevo fracaso tras la eliminación de Copa Sudamericana y Copa Chile.

Si, quizás el análisis es muy simplista y bastante mezquino. En el papel, era mucho lo que había conseguido el técnico Arán con lo tan limitado que fue la conformación del plantel. La ida de Carranza y Fernández dejaron un hueco que durante todo el Campeonato O’Higgins no supo sobrellevar. Lamentablemente la Calandria-dependencia se hizo cada vez más latente y sumado a un grupo de jugadores que no están a la altura nos dejan una vez más con las ganas de hacer historia.

Parece ser que después de las salidas de los históricos del 2013, el rol de Pablo Calandria no se resume tan solo a un papel futbolístico, sino que el histórico se ha transformado en una pieza clave y fundamental del andamiaje anímico de un equipo que sin él, carece de corazón. Hoy fue la mejor muestra de esta situación.

También hay que ser críticos con aquellos que sabemos pueden dar más. Lezcano e Insaurralde están llamados a marcar diferencias, pero pareciera ser que la pasividad de sus compañeros se contagia. Caso aparte es la regularidad de la última línea celeste que dentro de todo, cumple, teniendo como baluarte a Albert Acevedo.

Resulta frustrante ver como una y otra vez se les sigue dando oportunidades a jugadores que ya no dieron muestras de lo que eran capaces. Marco Medel e Iván Bulos son la más clara representación del mal manejo en el área de incorporación de refuerzos del club, y que decir de Sosa o Pinto, que si bien ha mejorado su juego, sobretodo con los pies, está bastante alejado del arquero prenda de seguridad que requiere un equipo que busca competir de igual a igual en un Campeonato.

Del partido en Collao, solo decir que Universidad de Concepción sin ser mucho más, aprovechó las instancias que tuvo y ganó sin discusión a O’Higgins por 3-1.

Nada queda del discurso previo al partido, donde Cristian Arán decía que “el objetivo siempre fue pelear el campeonato, porque consideramos que tenemos plantel para ello y los dos torneos han sido una muestra de eso. Todo lo que pase cuando no tengamos chances de pelear el campeonato lo evaluaremos” porque la verdad O’Higgins salió sin identidad a la húmeda cancha de Concepción. Jamás fue capaz de superar al rival ni menos controlar el juego más allá de pequeños pasajes en el primer tiempo.

La desazón llegó a los 27′ cuando Francisco Alarcón aprovechó un rebote en el área y marcó el 1-0 con el que el ordenado cuadro universitario golpeaba a un O’Higgins nervioso y que jamás pudo sentar pie en el pasto de la octava región. Hasta ahí, parecía que el término del primer tiempo y la oportunidad de Arán de arengar a sus pupilos en el descanso tendría algún resultado positivo. El ingreso de Bulos y Medel por Muñoz y Opazo fueron el corolario de un equipo que no tuvo reacción tampoco desde la banca, ya que lamentablemente recién iniciado el complemento una falla en un saque lateral celeste, terminó con Michel Lepe marcando el 2-0 a los 48′ con el que el campanil abofeateaba a O’Higgins y hacía caer cualquier aspiración de extender la lucha por el campeonato a la última fecha.

El gol de Lezcano, tras remate de Albert Acevedo solo fue un oasis de ilusión que pudo transformarse en algo más con un penal cobrado a favor de O’Higgins y que desperdició de manera inocente Cristian Insaurralde.

A esto se le suma la expulsión absurda de Manuel Bravo, de discretísima campaña, lo que por lo menos asegura el retorno de Gonzalo Barriga al partido final.

Para finalizar un partido horrible, Camargo aprovechó un despeje de Miguel Pinto y desde la mitad de la cancha metió un golazo, similar al de Manríquez el campeonato pasado, que se clavó como estocada en las pretensiones de O’Higgins de seguir luchando.

Quizás la mayor crítica que se puede hacer de este partido es que O’Higgins y su cuerpo técnico nuevamente no supieron ganarle a la ansiedad y terminaron pagando los errores, al igual que el semestre anterior, con una nueva frustración y ante el mismo rival. ¿Qué cambió del partido pasado? ¿La actitud? ¿las ganas? o simplemente el factor Calandria es tan importante que su ausencia condiciona al plantel, debido al nulo aporte de los llamados a reemplazarlo?.

La verdad, la historia debe cambiar. Y quizás la mejor manera de hacerlo es agradeciendo todo lo que ha hecho, con un plantel groseramente limitado (en comparación a años anteriores) y terminando la era Arán con una clasificación internacional. Sino el desgaste será el encargado de pasar la cuenta.

De continuar, solo estaríamos ante la crónica de una muerte anunciada.

Comparte con tus amigos Celestes!

Dejar un comentario



footer_16_background
comingsoon_logo
No events available.

LaCeleste 1999~2017 © Derechos reservados

X

Comparte esto con un amigo

Estaba viendo la página de LaCeleste y me encontré con esto: Sin jerarquía!

Este es el link: http://www.laceleste.cl/2016/12/sin-jerarquia/